La economía compartida

Escrito por MCFI el 26 febrero 2018
General

Tim Bradshaw del Financial Times define la economía compartida como “aquella que facilita el intercambio directo de bienes y servicios entre particulares”. Esta ha dado lugar a una revolución tecnológica que ha redefinido muchas de las industrias consideradas como tradicionales.

El consumo colaborativo, también llamado economía colaborativa o compartida, se define por su propuesta de compartir la titularidad de los bienes frente a poseerlos exclusivamente. Pasar de su propiedad como aspecto fundamental al acceso y uso del mismo. Nuestra sociedad de consumo se ha caracterizado en muchos casos por la compra compulsiva, en bienes y servicios, que usamos poco la mayoría de las veces. Extracción de materias primas, fabricación, transporte y eliminación suponen un gran impacto en el medio ambiente: energía, materiales, huella de carbono, contaminación, etc., y también en ocasiones un impacto social en forma de condiciones de trabajo impropias y con impactos ambientales que perfectamente se podrían evitar.

 

Dólar verde

 

La crisis económica, social y de valores ha hecho madurar y florecer el consumo colaborativo proponiendo la idea de compartir, colaborar, acceder o intercambiar bienes en vez de utilizarlos irracionalmente. Este movimiento destaca que compartir también está en la esencia y la naturaleza de las personas proporcionando más beneficios y satisfacciones que el individualismo, el hiperconsumo y el desperdicio.

Asegura Albert Cañigueral: “La crisis ha obligado a la gente a buscar alternativas, no solo para ahorrar, sino para hacer dinero al mismo tiempo. A esto se une la explosión de las redes sociales, ahí es donde todos comprobamos todos los días el poder de compartir. Cuanto más das, más recibes”.

La economía compartida fomenta considerablemente el emprendimiento, dando lugar a nuevos modelos de negocio y a soluciones innovadoras que permiten distribuir mayormente la riqueza y, además, lograr que cada quien emprenda su pequeño negocio e ingrese una cantidad considerable haciendo aquello que más le apasiona.

El consumo colaborativo y la economía compartida se están convirtiendo en un incipiente y prolífico laboratorio de sostenibilidad al integrar de forma equilibrada lo ambiental, lo social y lo económico. Los motivos ambientales: la reducción del consumo, el consumo responsable y el consumo colaborativo se ven como un compromiso con el uso sostenible y eficiente de los recursos.

En el futuro es de prever que coexistirán modelos de trabajo basados en el lucro personal y empresarial con otros más altruistas, orientados a la cooperación y desarrollo de las personas, en todos los ámbitos de la economía compartida. La tarea a realizar consiste en la adecuada regulación de las actividades, de tal manera que se interfiera lo mínimo posible en la libertad y creatividad humanas, base del conocimiento y desarrollo, evitando también situaciones de un desequilibrio excesivamente ineficiente entre actores, en los distintos campos de juego de la economía, la producción, el conocimiento y las finanzas.

La economía compartida llegó para quedarse. Más ejemplos aparecerán y más ventajas habrá para los usuarios. Aunque para competir con los servicios regulados existentes y tradicionales se tendrán que adaptar para no quedar fuera del marco de la ley.

Wellington Dos Santos Sousa
Alumno del Máster en Comercio y Finanzas Internacionales UB
Postgrado en Comercio Exterior y Economía Internacional 2016-2017

Fuentes

http://www.elmundo.com.ve/firmas/moises-bittan/bondades-de-la-economia-compartida.aspx

¿Sabes qué es la economía compartida?

http://www.elmundo.es/elmundo/2013/01/11/economia/1357918514.html

¿Qué es la Economía Colaborativa?

Etiquetas: , ,

Todavía no hay comentarios.

¡Participe dejando un comentario!

WP_Big_City

Por favor, responde a esta pregunta antes de enviar: