BALANZA DE CAPITAL:

En Chile, una vez se dio la apertura comercial, se procedió a la apertura de la cuenta de capital pero con regulaciones para desincentivar a la entrada de capitales de corto plazo, aunque luego se abrió completamente la cuenta de capital sin restricciones.

Son distintos los instrumentos a través de los cuales se llevan a cabo los flujos de capital internacional: bonos, acciones, crédito de entidades financieras (bancos), crédito institucional, e inversiones directas. Las inversiones directas se asocian con flujos de largo plazo, mientras que los bonos, acciones, y el crédito de entidades financieras son asociados con flujos de corto plazo. Los prestamistas internacionales pueden ser: bancos, casas de inversión, compañías de seguros, fondos comunes de inversión y otros tipos de inversores que compran directamente los instrumentos ofrecidos por prestatarios de los países subdesarrollados. Además están los prestamistas institucionales como el FMI.

Características de los flujos de capital en los últimos años:

1.   Reducción importante de los flujos oficiales, y gran incremento de los flujos privados.

2.   Entre los flujos privados, la inversión extranjera directa se mantiene relativamente estable, pero con los flujos financieros se obrserva una enorme volatilidad.

La afluencia y salida de capitales genera una importante fuente de perturbaciones macroeconómicas. Los movimientos de capital son procíclicos.

La entrada masiva de capital extranjero en un período corto de tiempo eleva el precio de los activos, generando un efecto riqueza positivo que aumenta el consumo y la inversión. Además, se aprecia la moneda del país receptor por la mayor demanda de la misma.

Una gran parte de los flujos de capital de corto plazo no se canaliza a inversiones reales y productivas, sino a actividades especulativas. Otro efecto negativo de la entrada masiva de capitales a los países subdesarrollados es que aumentan la vulnerabilidad del sistema financiero  del país.

Regulación de los flujos internacionales de capital: El caso chileno

Chile restringió la afluencia de capitales en junio de 1991, con medidas predominantemente sobre los inflows: (medidas modificadas en el tiempo)

1.   Se creó un impuesto a préstamos extranjeros a una tasa anual de 1.2%.

2.   La inversión inicial para inversiones extranjeras directas (IED) debe permanecer en el país por al menos un año.

3.   Los créditos extranjeros y depósitos bancarios en moneda extranjera deben crear una reserva de 20% que no genera intereses. Las reservas se debían mantener en el Banco Central por un mínimo de 90 días y un máximo de un año hasta 1992 dependiendo del plazo y luego se obligó a mantenerlas un año, independientemente del plazo del préstamo.

4.   Etc…

Efectos de la regulación:

Favorece a los flujos de largo plazo versus los flujos de corto plazo, particularmente imponiendo mayores costos a éstos últimos.

La política de restricciones tiene mucha flexibilidad para ajustarse a las condiciones exógenas cambiantes.

Menor vulnerabilidad de la economía a shocks externos.

En el caso chileno, la evidencia indica que no se alteró significativamente el volumen de inflows de capital, pero sí se extendió su plazo. Al motivarse las inversiones de largo plazo versus las inversiones especulativas, la productividad de la economía real aumenta, motivando el crecimiento y desarrollo sostenido.

Además, las medidas le generan fondos al Estado chileno, no solo por el impuesto, sino también por el uso de las reservas de los depósitos. Hasta 1994 las ganancias estimadas eran de U$S 355 millones, $ 110 millones provenientes de los impuestos a los préstamos, y $ 245 millones en concepto de intereses.

Por último, las medidas también permiten al gobierno tener mejor control sobre sus políticas financieras y macroeconómicas.

Cuenta de Capital, 1999 – 2001

(millones de pesos)

Empleos

1999

2000

2001

Formación bruta de capital

7.740.114

8.369.386

9.211.679

Variación stock

22.799

444.143

267.004

Consumo capital fijo

-5.007.182

-5.257.286

-5.702.881

Adquisiciones netas de tierras y terrenos y otros activos no producidos

0

0

0

Capacidad (+)/ Necesidad (-) de financiamiento

0

0

0

Recursos

Ahorro

2.796.399

3.058.941

2.972.098

Saldo operaciones corrientes con el exterior

-40.668

497.302

803.703

Formación bruta capital fijo

7.740.114

8.369.386

9.211.679

Variación stock

22.799

444.143

267.004

Transferencias netas de capital

0

0

0

Variaciones del valor neto debido al ahorro y transferencias de capital

2.755.731

3.556.243

3.775.801

Fuente: Anuario de las cuentas nacionales 2002, Banco Central de Chile

Balanza de Pagos de Chile

(Millones de US$)

Especificación

2000

2001

2002

2003              (II trimestre)

Cuenta de Capital y financiera

490,6

2.356,2

799,5

-920,1

Cuenta de capital

0,0

0,0

0,0

0,0

Cuenta financiera

490,6

2.356,2

799,5

-920,1

1.Inversión directa

-347,7

3.044,9

1.139,3

1.227,7

1.1.al exterior

-3.986,5

-1.431,6

-463,7

-456,7

1.2. en chile

3.638,8

4.476,5

1.603,0

1.684,4

2. Inversión de cartera

638,8

46,0

-1.875,5

-896,8

3. Instrumentos financieros derivados

2,2

-85,7

-123,7

-46,4

4. Otra inversión

534,1

-1.245,1

1.858,0

-1.511,9

4.1. Activos

-2.064,6

-737,1

574,9

-1.198,6

4.2. Pasivos

2.598,7

-508,0

1.283,1

-313,3

5. Activos de reserva

-336,7

596,1

-198,6

307,3

Fuente: Banco Central de Chile

DEUDA EXTERNA:

La deuda externa total de Chile, acumulada en el 2003, alcanza los 41.179 millones de dólares, esta cifra es superior al saldo de US$38.032 millones obtenidos en diciembre de 2001; que significa un aumento de US$1.555 millones (4,3%) con respecto a diciembre de 2000, incluyendo ajustes estadísticos y otros por variaciones en las paridades de las monedas.

En términos de su composición, el sector privado concentra la mayor parte del endeudamiento total frente el sector público. Entre 1996 y 2000 la participación del sector privado en el endeudamiento total creció progresivamente, manteniéndose al mismo nivel del año 2000, en el 2001. (ver cuadro)

En cuanto al plazo residual, la deuda externa de corto plazo, alcanzó US$6.705 millones en el año 2001, representando 17,6% del total del endeudamiento. Esto implica un aumento de US$110 millones respecto a diciembre de 2000, explicado por un incremento de US$590 millones (14,5%) en las amortizaciones programadas hasta doce meses del endeudamiento externo de mediano y largo plazo, contrarrestado por una caída de US$480 millones (19%) en los ingresos netos de créditos externos, con plazo original hasta un año. Las amortizaciones han adquirido una creciente importancia relativa, superando a partir de 1997 a la deuda contractual de corto plazo, debido al fuerte aumento de los recursos externos obtenidos a mediano y largo plazo.

La deuda externa de mediano y largo plazo de acuerdo al contrato original alcanzó a US$35.981 millones en el período analizado, siendo los bancos comerciales la fuente más importante de financiamiento externo a nivel de saldos, representando el 45%. El restante 55% se distribuye entre bonos (24%), otros acreedores y proveedores (22,3%), organismos gubernamentales (4,7%) y organismos multinacionales (4%).

El financiamiento externo proveniente de organismos multinacionales ha reducido su participación en la deuda de mediano y largo plazo en forma importante en los últimos años, desde 12,1% en 1996 a sólo 4,0% en 2001. Paralelamente, el financiamiento obtenido a través de la emisión de bonos en el exterior aumentó en los últimos años de forma significativa, pasando de representar 9,8% de la deuda de mediano y largo plazo en 1996 a 24,0% en 2001.

En relación con la distribución del endeudamiento externo total por tipos de tasas de interés, a finales de 2001 el 59% de la deuda estaba contratada a tasa variable y el 41% a tasa fija.

En cuanto a la composición por monedas, el 96% estaba denominada en dólares americanos y el 4% restante  fundamentalmente en euros y yenes.

Si se analiza la estructura de la deuda por sector económico para el período comprendido entre 1996 y 2001, los sectores que presentan  mayores variaciones en su participación relativa corresponden a "administración pública", con una caída de un 5% y "electricidad, gas y agua" con un incremento de 6,1%.

A fines de diciembre de 2001, las actividades que concentraban los mayores porcentajes del endeudamiento externo de mediano y largo plazo correspondían al sector "minería" con 28%, "establecimientos financieros" 17,8%, y "electricidad, gas y agua" 16,9%.

Por otra parte, el sector correspondiente a "establecimientos financieros" presentó una disminución en su participación relativa a 4,4% respecto de la existente en el año 2000. Por el contrario, "electricidad, gas y agua" aumenta su participación en 2,6%.

En cuanto a la duración, se observa que la duración aumentó de 4,2 a 4,8 años entre 2000 y 2001. Este incremento se explica por el hecho de que el plazo promedio ponderado de los créditos externos contratados durante el año

2001 superó los 10 años y que, además, un importante monto de vencimientos de capital fueron prorrogados en ese mismo año.

Según el criterio del país de propiedad de las empresas que operan en el mercado nacional, en diciembre de 2001, el 55,5% de la deuda externa del sector privado correspondía a empresas que son controladas por no residentes.

La distribución de estos pasivos externos de acuerdo con el país de propiedad, al 31 de diciembre de 2001, estaba concentrada en España (19%), Canadá (13,1%) y USA (11,8%).

Los principales sectores económicos a los que se destinaron los recursos asociados a créditos de empresas controladas por capitales externos, correspondieron a minería, 34,1%; electricidad, 31,6%, y comunicaciones, 17,6%.

En el informe del Banco Central de Chile, sobre la Posición de Inversión Internacional (PII) y Deuda Externa de la economía chilena, publicado en setiembre del 2003, se observa que la deuda externa de Chile medida sobre PIB (fer un link amb quadre de relaciones PIB/DEUDA) es más alta que la de otras economías emergentes, la economía chilena tiene como contrapartida un nivel significativamente mayor de activos en el exterior. Considerando además el nivel y dinamismo de las exportaciones de bienes y servicios chilenas, la capacidad de la economía chilena de generar flujos para pagar la deuda externa es significativamente mayor a la de otros países emergentes.

Según este informe, en la actualidad, el sector privado concentra el 80% del endeudamiento externo total del país. Los desembolsos de créditos externos de mediano y largo plazo en los primeros seis meses del año llegaron a 3.305 millones de dólares. El sector privado concentró el 65 por ciento de estos recursos. Las amortizaciones de créditos alcanzaron los 3.050 millones, de los cuales 2.666 millones correspondieron a deudores privados.

Las principales fuentes de financiamiento externo en la primera mitad del 2003 fueron los créditos bancarios, con un 41%, los bonos, un 39%, empresas relacionadas y proveedores externos, un 16% y organismos multilaterales y gubernamentales, con un 4,0%.

La deuda externa de corto plazo residual llegó a 7.949 millones de dólares al 30 de junio, lo que representó un 19 por ciento de la deuda global.

El menor riesgo soberano que ostenta Chile frente a las demás naciones de Latinoamérica, según el índice J.P. Embi+ que el jueves registraba 137 puntos, ha permitido que el gobierno y las empresas se endeuden en el exterior con tasas de interés convenientes para refinanciar pasivos o realizar nuevas inversiones.

 

DEUDA EXTERNA EN CHILE

(Millones de dólares, a fines de cada periodo de acuerdo al plazo residual)

Concepto

1994

1995

1996

1997

1998

1999

2000

2001

2002

2003

1. Deuda Externa Total

21.478

21.736

22.979

26.701

31.961

34.112

36.477

38.032

40.395

41.179

1.1 Sector publico

9.135

7.501

5.163

5.088

5.714

5.827

5.522

5.759

7.197

8.364

1.2 Sector privado

12.343

14.235

17.816

21.613

25.977

28.285

30.955

32.273

33.198

32.815

2. deuda externa de mediano y largo plazo

16.027

16.563

18.257

23.107

27.539

30.113

29.882

31.237

31.871

33.230

2.1 Sector publico

7.884

6.499

4.410

4.018

4.708

4.993

3.906

4.742

6.109

6.881

2.2 Sector privado

8.143

10.064

14.117

19.089

22.831

25.120

25.976

26.585

25.762

26.349

3. Deuda externa de corto plazo

5.451

5.173

4.452

3.594

4.152

3.999

6.595

6.705

8.524

7.949

4. Banco Central con FMI

290

290

0

0

0

0

0

0

0

0

Evolucion Deuda total %

11,9%

13,3%

19,7%

39,2%

65,2%

77,8%

90,1%

98,2%

110%

116%

Fuente: Banco Central de Chile (Base de datos)

Principales Ratios sobre la Deuda Externa:

En el año 2001 se produjo un deterioro en la mayoría de los indicadores de endeudamiento. Es así como las razones de endeudamiento total a PIB y exportaciones pasan de 48,7% y 1,6 veces en el año 2000 a 57,2% y 1,7 veces en el año 2001. Análogamente, para ese mismo período, la relación reservas a deuda externa refleja también un deterioro.

RELACIONES ENTRE: DEUDA EXTERNA TOTAL (DT), PIB, EXPORTACIONES, RESERVAS INTERNACIONALES…

Año

DT/PIB (%)

(DT-Reservas)/PIB (%)

DT/Export

(DT-Reservas)/Export

Deuda externa corto lpazo residual/DT (%)

Reservas/DT (%)

1996

30,3

9,5

1,1

0,4

19,4

68,8

1997

32,2

10,2

1,2

0,4

13,4

68,4

1998

39,9

19,4

1,6

0,8

13,1

51,4

1999

46,7

26,2

1,6

0,9

11,7

43,8

2000

48,7

28,5

1,6

0,9

18

41,4

2001

57,2

35,6

1,7

1,1

17,6

37,9

Fuente: Banco Central de Chile

También los indicadores de capacidad de pago se han desmejorado. Es así como la relación servicio deuda externa de mediano y largo plazo a PIB y exportaciones ha caído desde 8,3% y 27,1% en 2000, a 9,9% y 29,5% en el año 2001.

El deterioro de la relación servicio deuda externa de mediano y largo plazo a exportaciones entre 2000 y 2001, se explica por un aumento de 5,4% en el servicio de la deuda y una caída de 2,9% en las exportaciones totales, en términos nominales.

INDICADORES DE CAPACIDAD DE PAGO (porcentajes)

Año

(Servicio DEM y LP)/PIB

Servicio DEM y LP / Export

Deuda externa de corto plazo residual / Export

1996

7,6

28,7

22,1

1997

5,0

19

16,5

1998

5

19,7

20,6

1999

7

24,5

19,2

2000

8,3

27,1

28,7

2001

9,9

29,5

30

Fuente: Banco Central de Chile

El Servicio de la Deuda:

El servicio de deuda externa total de Chile, en el año 2001, fue de US$7.111 millones, efectuándose pagos al exterior, de US$5.172 millones por concepto de amortizaciones y de US$1.939 millones por concepto de intereses.

Considerando que los desembolsos totales de créditos externos  fueron de US$6.304 millones, se tiene por tanto un flujo neto de divisas al exterior de US$807 millones.

SERVICIO DE LA DEUDA EXTERNA TOTAL (Millones de dólares)

Año

Amortizaciones

Intereses

total

1998

2.539

1.483

4.022

1999

3.824

1.750

5.574

2000

4.164

2.098

6.262

2001

5.172

1.939

7.111

Proyección (Servicio de la Deuda Externa de mediano y largo plazo 2002-2004)

2002

4.654

1.574

6.228

2003

5.052

1.427

6.479

2004

3.809

1.409

5.218

Fuente: Banco Central de Chile.

Para el año 2002 se proyecta que el servicio de la deuda externa de mediano y largo plazo alcance un valor de US$6.228 millones, lo que representaría una caída de al menos 5% respecto al año 2001. Esta disminución se explicaría por el menor costo financiero de los créditos externos, producto de la reducción de la tasas de interés en los mercados internacionales en el último tiempo.

Clasificación Riesgo País:

La percepción del riesgo país ha mejorado, alejándose del resto de los países del continente, básicamente por el menor coste de su financiamiento y por los mejores “spreads”(1) obtenidos en las colocaciones de sus bonos –tanto públicos como privados- y el alto interés de compañías internacionales por tomar el control de firmas nacionales.

El rating "investment grade" de Chile es el más alto de América Latina, lo que le ha permitido a las firmas chilenas financiar sus inversiones a través de créditos, colocaciones de bonos y de acciones tanto en el mercado local como internacional.

Ninguna de las clasificadoras de riesgo internacional -entre ellas Moody’s y Standard & Poor’s- ha disminuido su clasificación para Chile, manteniéndolo como el país de menor riesgo de América Latina. Siendo a su vez el país de menor riesgo junto con Corea (según JP Morgan).

Las calificaciones ubican a Chile dentro del rango de grado de inversión "investment grade", lo que significa que puede atraer un mayor número de inversionistas a los que no podría aspirar si contara con una clasificación menor de "BBB-".

Moody’s confía en la estabilidad de la economía chilena, opina que las políticas fiscales y monetarias han sido sólidas, se han reducido las necesidades de financiamiento externo (menor déficit de cuenta corriente) y ello junto con las importantes reformas económicas estructurales implementadas, permite a la economía chilena superar las adversas condiciones externas en los últimos años. Pese a ello, la agencia observó que la economía chilena sigue siendo muy sensible a los shocks externos, por la gran dependencia en sus exportaciones y el alto endeudamiento del sector privado.

CLASIFICACIÓN DEL Clasificación del Riesgo País

 

1999

2000

2001

2002

2003 (31-07-03)

Moody’s

Baa1

Baa1

Baa1

Baa1

Baa1

Estándar and Poor’s

A-

A-

A-

A-

A-

Fitch IBCA, Duff & Phelps

A-

A-

A-

A-

A-

 Fuente: http://www.latin-focus.com

 (1) El spread bancario es una variable clave en el funcionamiento del sistema financiero. Este sector cumple un rol fundamental en el funcionamiento de la economía a través de la intermediación de los fondos de ahorro e inversión, los cuales determinan el crecimiento de largo plazo de una economía y, por ende, el bienestar de las futuras generaciones. La existencia de altos spreads, puede estar indicando ciertas ineficiencias de mercado que generan desincentivos al proceso de ahorro e inversión de la economía.